Cia. TuBoh

“Yo me considero inteligente en extremo porque en mi vida no he logrado empezar ni acabar nada.”   F.D

El hombre que entregó la cuchara es una pieza de teatro inspirada en la novela de F. Dostoievski "Memorias del Subsuelo”, y supone el debut de la Compañía TuBoh.

Un hombre sólo, encerrado en una habitación - probablemente se trata de su cocina - construye  un dialogo con las máquinas y adapta sus ritmos de movimientos a sus sonidos. Las palabras van y los sonidos vuelven. Unas veces se oyen y otras no. Cortar, trocear, lavar, calentar, raspar, exprimir... ¿Quién se lo hace a quién? El hombre coge el ritmo de los objetos y va olvidándose de lo orgánico. Finalmente no sólo se mueve como los aparatos que habitan su cocina, sino que se acompasa a la forma de existencia de una cosa.

La pieza de desarrolla a través el uso de objetos de cocina que, utilizados según una estructura precisa y amplificados con un micro de contacto crean un concierto polifónico. Las palabras seguirán los movimientos y los sonidos, convirtiéndose en un laberinto de fonemas, sentencias, gritos. Afilados, serán los fragmentos literarios de las Memorias del Subsuelo de Dostoievski, que llegarán  al espectador  como cuchillos. El público, será parte imprescindible de la pieza. Su mirada, como  un reloj, marcará el tiempo de la obra que dejará sabor a chocolate (cocinado en vivo)  en la boca de los comensales.

La fusión del teatro desde su cara más performática que aporta la directora, y el bagaje de la narración y la manipulación de objetos que aporta el actor créa una pieza arriesgada, poética, incómoda y delicada en la que palabras, sonidos, acciones y sabores se convierten en una partitura musical. Dejando la libertad -divina palabra- para que cada quien juegue con lo que ha visto, oído y comido.

Los comentarios están cerrados