Ázar

Ázar nace por el encuentro musical entre sus dos laudistas, Muhannad y Chemón. La rápida compenetración musical entre ambos hace que se planteen una formación muy atípica tanto en el mundo árabe como en la música occidental; la conjunción de dos laúdes. Poco a poco van dando luz a la idea, trabajando en las líneas melódicas de cada laúd, de manera que cada uno tenga su propio papel y su propia personalidad dentro del proyecto.

El resultado es un tejido de cuerdas perfectamente compenetradas, en donde el juego entre ambos laúdes se materializa en continuas preguntas y respuestas y en constantes contrapuntos con un equilibrio sorprendente. Y todo ésto aderezado con partes en las que la improvisación se erige como verdadera protagonista.

Los comentarios están cerrados